Cómo limpiar graffitis de paredes de ladrillo

Una de las preocupaciones estéticas de cualquier edificio de oficinas o de viviendas, así como para negocios individuales, es la que constituyen los graffitis o pintadas indeseadas en el exterior.

Por supuesto, existen graffitis que pueden ser considerados como arte, incluso a petición de los propios dueños del local o edificio. En este post nos estamos refiriendo a las pintadas que no son deseadas, siendo graffitis o garabatos que pueden ser incluso ofensivos, que desprestigian el local.

Este tipo de manchas o suciedad puede traer consecuencias negativas para los edificios y para quienes trabajen o vivan en ellos, como por ejemplo:

  • Dar imagen de un lugar descuidado, donde no se preocupan por la limpieza ni el mantenimiento del edificio o local.
  • Atraer otro tipo de actos vandálicos, o más pintadas al ver que no se eliminan.
  • Hacer perder valor a la propiedad o a la propia empresa o negocio al que pertenezca esa pared.

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de querer eliminar graffitis de una superficie, es el tiempo. Cuanto antes limpiemos de manera correcta el ladrillo, antes se eliminará. Como cualquier otro tipo de mancha, cuando más tiempo pase antes de eliminarla, más costará limpiarla por completo. Además, debemos tener en cuenta el material con el que está fabricada la superficie a limpiar. Según la superficie a limpiar, deberemos evaluar qué tipo de producto usar para no dañar el material ni la pintura que decoraba la superficie previamente, si la hubiera.

En este post trataremos la limpieza de graffitis de superficies de ladrillo, ya que son las más habituales en nuestro país, y las que suelen ser más complicadas de limpiar debido a su porosidad.

Los graffitis pueden complicar su eliminación debido a que existen múltiples tipos de pintura, y según sus componentes pueden ser más o menos permanentes. El ladrillo, a su vez, es un material poroso, lo que provoca que los componentes de la pintura penetren y dificulte su eliminación. Por eso, la limpieza de graffitis o pintadas sigue una serie de pasos para poder llevarla a cabo correctamente.

Primer paso: barrer la superficie

Sigamos el procedimiento que sea, el primer paso antes de proceder a limpiar cualquier tipo de pintada será eliminar la suciedad superficial de la superficie. Para ello, podemos barrer los ladrillos con la ayuda de un escobillón especial para este tipo de superficie.

Debemos recordar que antes de realizar cualquier tipo de limpieza con productos que puedan resultar tóxicos, tenemos que protegernos bien con guantes especiales y mascarilla para no inhalar gases dañinos.

Una opción: pintar la superficie

Si la superficie ya estaba pintada previamente, podemos intentar volver a pintarla del color original. Haciendo esto, evitaremos utilizar productos químicos que puedan dañar los ladrillos. Deberemos tener en cuenta que, si las pintadas son de un color muy oscuro, quizá necesitemos varias capas para taparlas.

Utilizar eliminadores químicos de pintura

Este es el método más utilizado para eliminar graffitis o pinturas de paredes, cristales… Existen muchos productos químicos potentes que son capaces de eliminar este tipo de pinturas. Por eso, tendremos que valorar la superficie a limpiar antes de escoger uno. Para no dañar la propia pared o el tipo de superficie que queramos limpiar, es el procedimiento que deberemos seguir.

Los más habituales son los decapantes o los disolventes, sobre todo en zonas de menor tamaño. Se deberán usar en superficies que no estén pintadas previamente al graffiti. Existen productos a la venta al por menor que eliminan pequeñas pintadas realizadas con rotuladores permanentes o aerosoles. Para pinturas de gran tamaño, lo mejor será contactar con una empresa profesional que disponga de productos específicos.

Lavado a presión de graffitis

El lavado a presión para eliminar pintadas indeseadas de paredes es, probablemente, el más habitual para este tipo de trabajos.

Este tipo de limpieza se realiza con una máquina especial que debe llevar a cabo un profesional cualificado. Normalmente, la composición del producto utilizado es una mezcla de agua con un disolvente específico a un 80-20%, respectivamente. La presión de salida es muy alta, así como la temperatura, que puede llegar a los 90 grados.

Proteger la pared con un producto impermeabilizante

Para proteger la pared recién limpia, será positivo utilizar un producto que impermeabilice la superficie. Así, podremos evitar posibles futuras pintadas indeseadas. De ese modo, evitaremos dañar la superficie volviendo a pasar por un proceso de limpieza tan fuerte como lo es este.

 

Como hemos dicho, para este tipo de limpiezas es mejor contar con un servicio profesional de limpieza. Por ejemplo, contacta con mSoluciona Goya si buscas una empresa de limpieza en Madrid para conseguir un servicio profesional a tu medida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*