Limpieza de cocinas

La limpieza de cocinas es un aspecto imprescindible en la desinfección de industrias de hostelería o alimentarias, y, en general, en restauración.

De todos modos, la limpieza de nuestra oficina siempre es esencial, debido a que es el lugar en el que se manipulan nuestros alimentos, incluso, en ocasiones, donde también los ingerimos. Por eso, la cocina no es un lugar en el que se deba hacer una limpieza breve, sino que necesita una limpieza profunda y de mantenimiento habitual, teniendo siempre en cuenta que la limpieza dependerá del material del que esté hecha cada parte de la cocina.

Siempre querremos limpiar toda la suciedad que podamos ver a simple vista, como la que puede acumularse en la encimera de la cocina. Pero esto no es suficiente. Debemos limpiar a fondo cada parte de la cocina, incluso las que pasen más desapercibidas. Por ejemplo, las campanas, con los conductos de extracción, así como los fregaderos, en los que se pueden acumular muchas bacterias si no los desinfectamos y limpiamos bien, así como desatascarlos cuando sea necesario.

Para explicar cómo limpiar la cocina, dividiremos la tarea por zonas, para agrupar los diferentes métodos de limpieza necesarios:

Limpiar zona de calor de la cocina: hornos, vitrocerámicas, parrillas, planchas

Para las zonas que cocción de la cocina, debemos tener especial cuidado para no estropearlas. En estas zonas, lo más importante es desengrasar y desincrustar la grasa y suciedad que se haya quedado en ellas. Debido al uso de estas zonas, y a las altas temperaturas que se manejan en ellas, es habitual que queden restos de comida adheridos.

Para limpiar estas zonas, es recomendable utilizar un producto desengrasante en caliente, con ayuda de un estropajo especial para estas zonas, que no arañe la superficie. El motivo por el que recomendamos utilizarlo en caliente es porque con altas temperaturas la grasa es más fácil que se descomponga y, en resumen, más fácil de limpiar. Por supuesto, si no es una limpieza demasiado profunda, en vitrocerámicas, con una bayeta impregnada en producto desengrasante o específico para este electrodoméstico será suficiente para una limpieza correcta.

Limpiar zona de extracción de la cocina: campanas y sistemas de extracción

La zona que incluye los conductos de extracción de humos es mucho más delicada de limpiar, por lo que es más responsable contactar con una empresa de limpieza profesional para ello.

De todas formas, es una zona muy castigada por los humos y los olores, por lo que su limpieza habitual es importante. Debemos utilizar productos desengrasantes que respeten los materiales con lo que estén hechos, además de, por supuesto, especiales para estas zonas. Generalmente, al escoger un producto que sea específico para esta zona, ya respeta los materiales que usualmente la componen.

Zona de encimera

La zona de la encimera deberá limpiarse respetando el material con el que esté hecha, siempre con productos o utensilios que no desprendan malos olores.

Las bayetas de microfibra son muy útiles en estos casos, impregnándolas de un producto desengrasante y desinfectante diluido en agua. Mantener estas bayetas bien limpias ayudará a que no se contaminen de malos olores provocados por suciedad o humedad, que a su vez pueden quedarse también en la encimera.

Suelos y azulejos

Los suelos son las zonas más castigadas de una cocina y de cualquier estancia, debido a los golpes y el uso que pueda sufrir. Del mismo modo los azulejos, si la cocina los tiene, que suelen sufrir las salpicaduras de alimentos.

Limpiar el suelo de manera diaria es esencial para eliminar posibles bacterias que puedan proliferar, así como malos olores que pueden salir de manchas que no vemos en el suelo a simple vista. Utilizar un producto basado en amoniaco para una correcta desinfección, siempre teniendo en cuenta el material del suelo para no dañarlo ni estropear su color y su brillo.

Consejos para limpiar una cocina

  • Antes de comenzar a limpiar la cocina, es mejor retirar todos los objetos o accesorios que tengamos por la encimera. Más aún si tenemos platos o vasos.
  • También quita los estores, cortinas o visillos, si los tienes en tu cocina. Aprovecha para lavarlos también, ya que pueden tener manchas o haber cogido olores de los humos de la cocina.
  • Busca productos antibacterianos y con acción fungicida para lugares como el suelo o los azulejos de alrededor de la cocina y el fregadero.
  • Para proteger la piel de tus manos y brazos, utiliza guantes para realizar la limpieza de tu cocina.
  • Un consejo muy útil es prestar atención a las partes superiores de los muebles de la cocina. Para evitar acumulación de grasa que complique la limpieza debido a su situación, cuando lo limpies, coloca hojas de papel de periódico sobre los muebles, sin que se vean. La próxima vez que limpies, al retirar los papeles habrás eliminado la mayor parte de la suciedad de esta zona, y te será mucho más fácil terminar la tarea de limpieza.
  • Procura que siempre haya ventilación cuando estés usando ciertos productos de limpieza.
  • Desenchufa todos los electrodomésticos que vayas a limpiar antes de hacerlo.
  • Nunca olvides limpiar el cubo de basura, que es el mayor foco de bacterias que puedes encontrar en cualquier cocina. Limpiarlo cada vez que puedas será algo muy útil.
  • Puedes utilizar un código de colores para las diferentes bayetas para no equivocarlas y así poder contaminar otras zonas con la suciedad de otra.

Para cualquier tarea de limpieza de oficinas en Madrid, incluyendo la limpieza de la cocina de la oficina, no dudes en contactar con mSoluciona Goya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*