Limpieza y mantenimiento de piscinas

Ya ha llegado el verano y las piscinas son lugares también utilizados como vía de escape para soportar el calor. Sean de comunidades de vecinos o privadas, las piscinas necesitan limpieza y mantenimiento.

Lo más importante es buscar procedimientos de higienización y desinfección que nos permitan ahorrar agua y mantenerla lo más limpia posible para así evitar la reproducción de bacterias o gérmenes que pueden afectar a nuestra salud.

Métodos de limpieza de piscinas

Si pensamos en cómo limpiar piscinas, nos encontramos ante dos métodos diferentes de limpieza:

  • Limpieza de piscinas automática:

Este método de limpieza suele ser el más habitual por su facilidad y eficacia. Este sistema facilita la tarea de limpieza a la persona responsable del mantenimiento de la piscina, ya que eliminará la mayoría de la suciedad para que el responsable sólo deba terminar la tarea. Un limpiafondos puede encontrarse en cualquier tienda de bricolaje o establecimiento especializado en la limpieza de piscinas, y con un uso correcto y cuidadoso, pueden durar varios años intactos.

Además, este método de limpieza no necesita vaciar la piscina y volver a llenarla, por lo que el ahorro de agua será importante. Lo que hace es recoger la suciedad de las paredes de la piscina y filtrar el agua para mantenerla limpia. Por lo tanto, este tipo de limpieza depende del buen mantenimiento que tenga la misma.

  • Limpieza de piscinas manual:

Este tipo de limpieza es menos habitual, aunque suele ser la primera limpieza de la piscina antes de abrirla en verano. Cuando el agua se encuentra demasiado opaca o incluso verdosa por la presencia de algas, deberemos vaciar la piscina para realizar una limpieza profunda de la misma.

Una vez vacía, procederemos a reparar los desperfectos de la superficie, si los hubiese. Tras esto, limpiaremos la superficie de la piscina con productos químicos que respeten el material del que la piscina esté hecha. Después llenaremos la piscina de nuevo y acondicionaremos el agua de la misma dependiendo de las normas de esa piscina. Normalmente, el mantenimiento del agua se suele realizar con cloro o con sal, o con una mezcla de ambos. Además, se añaden agentes como alguicidas para evitar el desarrollo de las mismas.

Por supuesto, se deberá revisar la bomba y los filtros de la depuradora del agua de la piscina para comprobar que funcionan con normalidad, puesto que su función es indispensable para mantener la salubridad del agua.

Después, el socorrista o encargado del mantenimiento de la piscina limpiará también la suciedad superficial con una red con pértiga con una longitud adecuada para llevar a cabo este trabajo con facilidad y eficacia.

Para evitar el vaciado anual de la piscina cada verano, es importante contar con buenas medidas de mantenimiento durante el resto del año.

Mantenimiento de piscinas

Como hemos dicho en el punto anterior, la importancia del mantenimiento de las piscinas es esencial para la durabilidad y calidad de la misma.

Utilizar una cubierta de invierno para proteger el agua de la piscina de las temperaturas frías y de agentes externos es una medida sencilla pero muy eficaz. Cubrir la piscina tras realizar la última limpieza del verano ayudará a mantener el agua en calidades razonables hasta la reapertura. Pero eso no es todo, ya que la limpieza de la propia lona que cubra la piscina también es importante para que no contamine el agua.

Todos somos conscientes de que si descuidamos la piscina, el agua puede ensuciarse demasiado y llenarse de bacterias, pero además también tenemos que tener en cuenta su alrededor. El mantenimiento de bordillos y duchas, así como de las escaleras de acceso de la piscina, influye de igual manera a que la piscina sea un entorno saludable para sus usuarios.

La limpieza de estos espacios se realizará acorde al material del que están hechas, siendo habitual limpiar con cepillos de cerdas duras el suelo al ser poroso en la mayoría de los casos, desinfectando el suelo para que los usuarios no puedan desarrollar problemas como hongos por la humedad y falta de limpieza.

La importancia de este tema es tal, que en el Real Decreto 742/2013 se establecen nuevas obligaciones y criterios técnico-sanitarios de calidad del agua y del aire que hay que cumplir en las piscinas, con la finalidad de proteger la salud de los usuarios de posibles riesgos físicos, químicos o microbiológicos derivados del uso de las mismas.

Por lo tanto, la principal obligación es la de disponer de un protocolo autocontrol de piscinas específico para las piscinas colectivas.

 

Aunque damos consejos y recomendaciones, siempre destacamos la importancia de contar con empresas profesionales de limpieza, como mSoluciona Goya en el caso de limpieza de empresas en Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*