Productos de limpieza que no se deben mezclar

Somos conscientes de la importancia de tener precaución a la hora de manejar productos de limpieza. La seguridad es una premisa en este tipo de trabajos, por eso siempre hemos insistido en las recomendaciones de seguridad necesarias.

Ya hemos tratado el tema de los productos de limpieza para oficinas, pero hoy trataremos un tema igual o incluso más importante. Al no seguir las normas y recomendaciones, podemos correr riesgo de perjudicar nuestra salud y de quienes están a nuestro alrededor.

Los productos de limpieza están especialmente indicados para cada tipo de limpieza y son lo suficientemente eficaces por sí mismos. Por eso, no debemos mezclar diferentes productos de limpieza para potenciar sus efectos, ya que podemos provocar justo lo contrario, e incluso dañar el lugar que estemos limpiando, los instrumentos que utilizamos, o lo que es peor, nuestra salud.

¿Qué productos de limpieza no pueden mezclarse?

Lejía con amoniaco

Mezclar estos dos productos es una actividad muy peligrosa. Al entrar en contacto el uno con el otro, se producen vapores tóxicos que pueden provocar daños severos en el sistema respiratorio. Además, es una mezcla extremadamente peligrosa, ya que son sustancias muy inflamables y juntas son potencialmente explosivas.

Lejía con alcohol en gel

La combinación de estos dos productos puede provocar cloroformo y ácido muriático. Estas sustancias puedes provocar daños en los pulmones, riñones, hígado, ojos, piel, e incluso en el sistema nervioso. El cloroformo, a su vez, produce mareos, náuseas, pérdida de conciencia e incluso puede provocar la muerte.

Lejía con vinagre

Agregar vinagre, que es un ácido, a la lejía, puede generar vapores altamente tóxicos. Estos vapores pueden causar quemaduras graves en los ojos, así como daños severos en los pulmones si los inhalamos.

Bicarbonato de sodio con vinagre

Además de que la mezcla de estos productos resulta inútil a la hora de limpiar, ya que se neutralizan el uno al otro, es muy peligroso. Esta combinación puede causar una explosión si se mezcla en un recipiente y se cierra.

Agua oxigenada y vinagre

La mezcla de agua oxigenada y vinagre produce ácido paracético. Esto puede irritar y dañar la piel, los ojos, garganta, nariz y pulmones.

Lejía con productos de limpieza

Como vemos, mezclar lejía con cualquier otra sustancia nunca es una buena idea. Si la mezclamos con productos de limpieza, podemos provocar reacción que produzca gas cloro. Estos productos pueden ser limpiacristales, limpiadores de inodoro, detergentes o jabones… El gas cloro puede provocar daños en los ojos, así como en el sistema respiratorio.

Productos de limpieza

Así, sin más. Mezclar diferentes productos de limpieza puede resultar muy peligroso. Si no nos fijamos en la etiqueta de cada producto, podemos causar diferentes reacciones. Gases, vapores, incluso explosiones. Combinar productos de limpieza no será más efectivo, sino que puede ser realmente dañino para nuestra salud.

 

Como podemos ver, mezclar diferentes productos de limpieza puede ser realmente negativo tanto para la superficie a limpiar, como para nosotros mismos. Por eso, siempre deberemos leer las etiquetas de los productos de limpieza para seguir todas las advertencias del fabricante. Así, conseguiremos obtener una limpieza eficaz y segura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*