¿Qué productos de limpieza no se deben mezclar?

Son muchos los productos de limpieza que podemos encontrar en el supermercado o grandes superficies cada día. Cada rincón del hogar o de la empresa cuenta con su producto de limpieza específicos, ya sean jabones, líquidos etc. y para todo tipo de superficies, tapizados o cristales. Y es que el universo de productos de limpieza es infinito. Lo que conlleva que al haber tanta oferta y tan al alcance de nuestra mano, que no seamos conscientes de que, a la hora de usarlos estamos manipulando una gran cantidad de elementos químicos.

Por este motivo, te dejamos una serie de recomendaciones para que no mezcles ciertos productos de limpieza debido a que su reacción puede ser perjudicial.

Lejía con amoniaco:

Al mezclar estos productos de limpieza se genera unos vapores muy tóxicos que pueden dañar nuestras vías respiratorias. Esta sustancia es altamente explosiva, por lo que se podrían producir fuegos espontáneos.

Lejía con alcohol en gel:

Esta mezcla puede producir cloroformo y ácido muriático, lo que puede dañar nuestro sistema nervioso, hígado, ojos y piel.

Amoniaco con cualquier producto:

Este químico es uno de los más peligrosos que se encuentran en el hogar, ya que pueden causar irritaciones en la piel, ojos, pulmones y, en algunos casos, puede llegar a ser letal.

Una de las peores combinaciones es unir el amoniaco con cloro, debido que genera vapores muy tóxicos capaces de generar desmayos

Bicarbonato de sodio con vinagre:

Mezclar estos dos productos de limpieza resulta una sustancia muy explosiva, la cual puede ser muy peligrosa en lugares cerrados.

Vinagre y agua oxigenada:

Esta combinación puede irritar y dañar la piel, garganta, ojos, nariz y pulmones debido al ácido paracético que produce.

Lejía con vinagre

Genera gases muy tóxicos que pueden causar daños en los ojos y en los pulmones.

Productos de limpieza de diferentes marcas

Que la unión de varios detergentes es mejor para dejar nuestro hogar perfecto es una leyenda urbana.

Cada fórmula en cada producto es independiente y mezclarlas puede resultar en una reacción incierta que podría ser muy peligrosa.

Como ves estos productos de limpieza no se deben mezclar, mira los compuestos químicos en cada producto que uses.

Puesto que aunque nos encante tener la casa impecable hay que tener cuidado con los productos de limpieza que utilizamos, un simple descuido puede jugarnos una mala pasada en nuestra salud.

Por tu seguridad no olvides:

  • Mantener los productos de limpieza en sus envases originales.
  • Eliminar o limitar el uso de lejía y amoniaco en tu hogar.
  • Si utilizas lejía o amoniaco, asegúrate de aclarar posteriormente con abundante agua.
  • Nunca mezcles lejía con otros productos de limpieza.
  • Mantener las normas de seguridad y seguir siempre las indicaciones de uso del fabricante.
  • Asegurarte que todos los productos de limpieza están fuera del alcance de los niños.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*