Síndrome del Edificio Enfermo, ¿qué es?

Desde Limpieza de Empresas siempre insistimos en la importancia de que la higiene de nuestra oficina sea exhaustivo y profundo. La razón es que cuidar la calidad del interior de nuestra oficina es una razón de salud, más que de cualquier otra cosa. No tener en cuenta los consejos y recomendaciones que aquí damos puede suponer una limpieza incompleta, e incluso dañina para la salud.

Existen diferentes enfermedades o síntomas que podemos padecer si convivimos en un espacio que no está bien ventilado o desinfectado, y una de ellas es el Síndrome del Edificio Enfermo. Si la imagen que nos viene a la mente es la de un edificio derruido o abandonado, estamos muy lejos de la realidad.

Si quieres conocer en qué consiste este trastorno, no dudes en seguir leyendo.

¿Qué es el Síndrome del Edificio Enfermo?

El Síndrome del Edificio Enfermo, Sick Building Syndrome en inglés, es el conjunto de síntomas que provoca un inmueble sobre las personas que trabajan o habitan en él. Las razones por las que esto ocurre no son concretas a día de hoy, pero sí se atribuye fundamentalmente a la contaminación del aire que circula en el inmueble, normalmente causada por una falta de ventilación.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 30% de los edificios modernos podrían padecer este trastorno. Este síndrome también puede aparecer en edificaciones herméticas que cuentan con sistemas de ventilación insuficientes, centralizados o que cuentan con ventanales que no pueden abrirse. Una de las causas también puede ser la moqueta, ya que se conocen casos de inmuebles afectados con este síndrome con suelos enmoquetados.

Como vemos, principalmente se produce en sitios con ventilación escasa, como por ejemplo en bloques de oficinas. En ellos el aire recircula constantemente, por lo que se carga de partículas perjudiciales para la salud de quienes habitan o trabajan en el sitio.

Causas del Síndrome del Edificio Enfermo

Como decimos, no están fijadas las razones exactas por las que esto puede ocurrir, aunque sí están relacionados los factores con anomalías en el funcionamiento del edificio. Entre estas anomalías se encuentran las siguientes:

  • Suciedad en los conductos de ventilación o del aire acondicionado.
  • Falta de circulación de aire.
  • Excesiva presencia de aparatos inalámbricos.
  • Iluminación inapropiada.
  • Cercanía de los edificios a vías urbanas con altos índices electromagnéticos.
  • Exceso de electricidad estática.
  • Mal posicionamiento del sistema de calor.

Síntomas del Síndrome del Edificio Enfermo

Los síntomas más frecuentes de este trastorno afectan a las vías respiratorias, aunque existen más tipos de síntomas que producen los “edificios enfermos”:

  • Molestias oculares, como irritación, escozor y enrojecimiento ocular.
  • Síntomas nasales, como rinitis, irritación de la nariz, mucosidad abundante o sequedad nasal, así como posible trastorno del olfato.
  • Problemas en la garganta, como irritación, sequedad, inflamación o enrojecimiento, además de provocar posible ronquera.
  • Alteraciones cutáneas, como reacciones, alergias por contacto, escozor e irritación.
  • Además de estas características, también pueden sufrirse otras manifestaciones del síndrome. Los dolores de cabeza, vértigos, náuseas, fatiga mental o somnolencia, además de alergias que pueden quedarse crónicas.

¿Cómo remediarlo?

Lo principal sería mejorar el sistema de ventilación del edificio, ya que en cuanto a estructura interior no puede modificarse. Además, acabar con los circuitos de aire que recirculan el aire para terminar de facilitar el intercambio de gases.

Por supuesto, una limpieza y desinfección constante será indispensable para que los ácaros no habiten a sus anchas en el edificio. Sobre todo en el caso de contar con moquetas o superficies rugosas o sintéticas que puedan acumular bacterias.

 

Si el edificio en el que vives o tienes tu lugar de trabajo está ubicado en Madrid y puede padecer este síntoma, es imprescindible que busques un servicio profesional de limpieza de empresas y oficinas en Madrid.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*